Jon Uriarte y Ernesto Valverde en la presentación del entrenador. / MANU CECILIO

El presidente del Athletic no tiene «prisa» en abordar el futuro de Valverde

El entrenador avaló el ascenso de Mikel González, «una inversión que encaja en las cuentas del club», resalta el presidente

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO Bilbao

Ernesto Valverde acaba contrato. No hay negociaciones abiertas y su nombre ya comienza a correr como aspirante a otros banquillos, entre ellos el de la selección española.

El presidente del Athletic, Jon Uriarte, dijo ayer abordar la situación con calma. «Tampoco tenemos ninguna prisa en avanzar», indicó al ser cuestionado por el momento en el que se abrirán las negociaciones para la renovación del técnico.

«Ernesto está muy contento con el proyecto y nosotros muy contentos con él», se felicitó. Luego le elogió de forma encendida. «Nos encantaría que los mejores entrenadores formen parte del del club y Ernesto es uno de ellos, sino el mejor del mundo».

Y además resaltó su papel como avalista del ascenso de Mikel González. El presidente defendió el nombramiento del getxotarra porque su junta da mucha importancia a que una a su currículo en el fútbol (Zamora, Levante, Eibar y Alavés) una formación ajena al deporte como sus estudios en Salamanca de Arquitectura Técnica.

El comité de selección

Llegado a ese punto indicó que «por supuesto» Valverde participó en el proceso de selección, en el que también se tuvo en cuenta las opiniones de miembros de la junta directiva, del director general, Jon Berasategi; del director de Lezama, Sergio Navarro; y de Xabier Arrieta, director del fútbol femenino. «Todos estábamos de acuerdo en que era una figura que encajaba a la perfección en nuestro proyecto».

El presidente destacó que su «sensibilidad con las nuevas tecnologías y la analítica de datos» han sido claves y «por supuesto también hemos tenido en cuenta el aspecto económico». «Nos hemos dado cuenta de que la persona ideal la teníamos en casa», resumió.

Después de meses de entrevistas con otros posibles candidatos, algunos de ellos con importantes exigencias económicas, el Athletic apuesta por González. «Es una inversión que podemos soportar y que encaja en las cuentas del club».

González dijo estar encantado con el nuevo puesto. «Es un orgullo increíble. Soy de aquí y futbolero. Toda mi vida he soñado con estar en el Athletic. ¿Mis sueños? Vamos a soñar con hacer cosas muy grandes y con llevar al Athletic al sitio más alto posible».

El presidente dejó claro que a partir de este momento González tiene todos los poderes. «El director general de fútbol es la piedra angular de nuestro proyecto deportivo», enfatizó Uriarte.