Borrar
Cabalar
Presión de principio a fin

Presión de principio a fin

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 2 de enero 2020, 23:43

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al Athletic le aguarda en el Sánchez Pizjuan un rival con mucha calidad, especialmente en medio campo. Tercero en la clasificación de Liga, el Sevilla llega al último partido de la primera vuelta como un once bien situado sobre el césped, que sabe a lo que juega y lo hace a un ritmo alto. Se desmarca y hace buenos movimientos y tiene llegada. Es un equipo peligroso, sobre todo por las bandas, y cuenta con muy buenos rematadores.

Pero atrás ellos acostumbran a tocar y ahí es donde se les puede inquietar. Cuando salen con el balón dejan espacios; si les presionan es posible forzarles a cometer errores de los que pasan factura. Ganaron 0-2 en Mallorca en la pasada jornada de Liga, pero en la precedente se dejaron los tres puntos en casa ante el Villarreal (1-2). Los castellonenses presionaron arriba durante buena parte del encuentro y robaron balones en medio campo, aunque el Sevilla también tuvo ocasiones.

Entonces, Lopetegui alineó en la puerta a Vaclik; atrás salieron Navas por la izquierda, Carriço y Diego Carlos en el centro, y Reguilón por la derecha. En medio campo jugaron Vázquez, Fernado y Banega, y delante fueron Munir, De Jong y Oliver Torres... De cara al compromiso con el Athletic, el técnico sevillista tiene a Nolito ya recuperado de una lesión que lo tuvo en el dique seco en diciembre, pero no podrá contar con Reguilón por acumulación de tarjetas.

El Athletic debe continuar siendo fiel al estilo que lo ha llevado donde está. Es decir, ha de salir concentrado desde el inicio, muy metido en el partido, con las líneas juntas. Cumpliendo ese manual, el equipo crece en todas las demarcaciones. Son muy importantes los balones divididos y no perder los nuestros. Y no olvidar que manteniendo un ritmo alto tendremos llegada.

En resumen, hay que intentar presionar de principio a fin. Porque cuando lo hacemos bien, las cosas se ponen difíciles para el adversario. Dando el máximo durante todo el partido, con trabajo y buscando salir, tendremos ocasiones y con ellas, las opciones.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios