PUNTO BOBO

PATXI HERRANZ
Sábado, 16 diciembre 2017, 18:50

Tras una primera parte para charlar sobre el tiempo y hacer calceta, surgió un Athletic que con solo diez minutos de juego tras la reanudación pudo ganar, pero la Real reaccionó y sedó el partido hasta su agonía, propiciando que San Mamés, que animó a rabiar, acabase pidiendo la hora. Nueva decepción porque se esperaba un mayor regalo prenavideño.

Dos en apuros

Los dos equipos tuvieron miedo a perder y jugaron un partido insustancial. Necesitaban armarse de autoestima ambos entrenadores, que no viven sus mejores días en sus respectivos banquillos, y la clasificación jugó más que sus pupilos. Peor en el caso de los rojiblancos para los que este derbi era el trampolín deseado. Es difícil ganar sin arriesgar.

A huevo

Empate justo en un partido concebido para el Athletic, al que se le puso todo como a Fernando VII: lluvia, su rival favorito, la posibilidad de adelantarle en la tabla y un público que lo da todo. El Athletic estuvo muy por debajo de las expectativas, con poca creatividad y sin claridad. Era el día perfecto y acabó siendo un chasco. Preocupante.

FERNÁNDEZ BORBALÁN

Malos números con el Almeriense. Le cuesta mucho ver las faltas favorables al Athletic y eso pone muy nervioso al respetable. No incidió en el resultado y amonestó lo justo.

ESPINILLERA DE ORO para Unai Núñez que despejó peligros inminentes.

Lo mejor: Diez minutos en el inicio de la segunda parte, y un precioso córner ensayado que San José mandó a las nubes negras.

Lo peor: La confusión de Kepa en la grada. ¿Lesión en un pie o un pie fuera?

Secciones
Servicios