Borrar

Radicales del Athletic aporrean con una valla la puerta por donde entraron aficionados del Atlético

Encapuchados quisieron entrar a la fuerza al grito de «español el que no bote»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 29 de febrero 2024, 22:19

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un grupo de radicales del Athletic intentaron entrar por la fuerza en la puerta por donde acceden los aficionados del Atlético de Madrid. Al grito de «español el que no bote» y «puta Prosegur», varios hinchas cogieron del suelo una de las vallas que fueron utilizadas con anterioridad para delimitar el recibimiento al autobús del Athletic, y aporrearon con fuerza el acceso.

Estos hinchas, que iban encapuchados, no lograron su objetivo de entrar en el estadio e iniciar una pelea. Minutos antes se había desatado una carga policial en el mismo lugar de la explanada tras la llegada de los 600 aficionados del Atlético de Madrid, que entraron al campo gracias a la entrada adquirida a través del club colchonero.

Toda la bronca se produjo después del recibimiento al autobús del Athletic. Algunos radicales volcaron la valla que delimitaba el perímetro de seguridad y comenzaron a arrojar a la Ertzaintza todo tipo de objetos que encontraron en el suelo. Volaron hacia ellos vasos, botellas, bengalas.... mientras que la mayoría de los participantes en el recibimiento intentaban alejarse del lugar ante el cariz que estaba tomando el asunto.

Los agentes, al ver que el grupo de radicales había roto el cordón de seguridad, se refugiaron en el interior de San Mamés cuyas puertas hicieron de barrera de protección. Pero los participantes en los altercados estaban desatados. Continuó el lanzamiento de objetos, incluidas las vallas de seguridad contra el acceso al estadio. El presidente del Athletic, Jon Uriarte, denunció con rotundidad los incidentes y los vinculó a personas que nada tiene que ver con el fútbol.

Minutos después, los agentes de la Ertzaintza lograron recuperar su posición. Fue entonces cuando se produjo la llegada de parte de los 600 aficionados del Atlético de Madrid, entre los que se encontraban varios ultras detectados horas antes por la Ertzaintza. En ese instante, se produjo un nuevo enfrentamiento en el acceso a La Catedral.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios