Borrar
El escudo del Legion XIII, el equipo de Rahm en el LIV, lleva un león en honor al Athletic. AFP
Rahm cuenta cómo vivió la final de Copa desde Miami: «Pude ver desde la prórroga, tenía la pantalla medio escondida...»

Rahm cuenta cómo vivió la final de Copa desde Miami: «Pude ver desde la prórroga, tenía la pantalla medio escondida...»

El campeón del Masters de Augusta sufrió desde la distancia con su equipo: «Justo tenía fisio, pero lo vi en silencio porque no quería molestar a nadie»

Carlos Nieto

Enviado especial. Augusta

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 11 de abril 2024, 01:05

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Bizkaia vibró de lo lindo con la final de Copa, unos 70.000 aficionados del Athletic se desplazaron a Sevilla y muchos lo vivieron desde muchos rincones del mundo. Uno de ellos fue Jon Rahm, ilustre seguidor del club rojiblanco acostumbrado a seguir a su equipo desde la lejanía. En esta ocasión, el partido de La Cartuja del 6 de abril le pilló en plena competición. En la segunda ronda del torneo LIV de Miami. Este miércoles, en declaraciones a los medios desplazados hasta Augusta, el de Barrika ha explicado cómo vivió esos momentos.

«Terminé de rascar un -2 en Miami de la leche y fue subirme al buggy. Tenía la pantalla medio escondida y estuve viendo justo el comienzo de la prórroga. Había por allí otro fan del Athletic y le dije que no me dijera nada, ni bueno ni malo, porque me iba a poner de los nervios… y justamente me dijo: '¡Están en la prórroga!'... Tenía fisio y estuve viendo los penalties allí…», recuerda un emocionado Rahm en la víspera del comienzo del Masters.

«Pude disfrutar en silencio porque no quería molestar a nadi). Y luego, ver a la afición del Mallorca casi celebrándolo… Ver a Julen (Agirrezabala) parar el primero, luego falla en el segundo… y lo bien que tiró el Atheltic los penalties. Ese primero de Raúl García, aún con el portero acertando lo metió, y el de Berenguer también… que metas un penalti resbalándote (en referencia al de Vesga)… Ya le gustaría a John Terry (capitán del Chelsea que se resbaló en la final de Champions de 2008 que se llevó el Manchester United ante el Chelsea) volver, que se resbalase otra vez y entrase… Ahí gozas de la suerte», ha recordado un Rahm que aspira a revalidar la chaqueta verde que se vistió hace un año.

El vizcaíno ha tenido un día ajetreado. Primero ha entrenado con José María Olazabal y Sergio García, campeones como él en el National Golf Club, y después ha competido en el Par 3 Contest, el torneo que precede al Masters en el que los familiares hacen de caddie. En este caso lo ha hecho con su mujer Kelley Cahill y su hijo mayor, Kepa.

Los nervios de la Cena de Campeones

Sobre la Cena de Campeones de este martes, 'Rahmbo' ha confesado lo siguiente: «Te levantas en esa mesa, con 36 personas empezando por Ben Crenshaw y el presidente, Gary Player enfrente… daba un poco de vértigo, pero una vez que empecé a hablar ya me relajé y pensé que todos habían estado en esa situación. Algunos, incluso, más jóvenes con 21 años escasos, como Jordan Spieth y Tiger Woods… Una maravilla, muy contento».

«Me empezaron a poner nervioso porque llegué muy pronto y lo primero que vieron fue el jamón… como todo el mundo sabe lo que es, fue una muy buena manera de empezar. Luego fueron poco a poco con la tortilla de patata, la chistorra, las lentejas… y la gente me preguntaba que qué era cada cosa. Yo creo que lo que más gustó a la gente fue la chistorra, que no me extraña, y lo único que pasó es que algunos no se atrevieron con la ensalada de txangurro… al no saber qué es quizás se animaron menos, pero la presentación fue increíble, algo que no había visto nunca. Hicieron una gran labor en cocina y el postre también gustó mucho», ha añadido.

También se ha referido a la ausencia de móviles en Augusta: «Creo que debería haber más torneos que deberían hacer lo mismo, restringir los teléfonos. Creo que el ambiente aquí es tan especial precisamente por eso, porque no tienes distracciones, es puro amor al deporte. Ojalá hubiera más torneos así. Saben que los jugadores llevamos el teléfono, pero ni lo sacamos. Quizás alguna foto o un vídeo corto, pero apenas nada y solo hoy, claro».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios