Un regalo para marcar el tercero

Williams celebra su tanto. / Fernando Gómez

Williams aprovecha un error en el despeje de Rubén Blanco para casi sentenciar el encuentro

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Minuto 39. El Athletic gana 2-0 a un Celta que, salvo el arreón inicial, no ha reflejado en ningún momento que se está jugando la vida. De repente, un jugador visitante, acosado en la banda por Capa, cede el balón hacia atrás, hacia su portero. Rubén Blanco va a por la pelota, quiere despejarla, patadón y quitarse problemas. Pero... No lo consigue. El esférico pega en Williams y le queda franca para que corra hacia la meta viguesa y anote el tercero, casi la sentencia. Sonrisas, felicidad y otro paso más hacia la séptima plaza.