El árbitro expulsa a Fekir en noviembre en el último derbi sevillano. / EFE

Así está el rival del Athletic: «Hemos sufrido, pero en la próxima década estaremos delante del Sevilla»

Exjugadores y el presidente de las peñas del Betis se felicitan por estar muy por encima del eterno rival tras dos décadas a su sombra

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO Enviado especial. Sevilla

Si hay una rivalidad de alto voltaje en España es la que se vive en la capital de Andalucía entre el Sevilla y el Betis. Son vasos comunicantes. El éxito de uno es la angustia del otro. "Ha sido duro y se ha sufrido", se sincera Javier López (Laredo, 72 años), jugador del Betis entre 1970 y 1982, cuando se le pide que resuma lo sucedido en este siglo, en el que los blancos han quedado 17 temporadas por encima de sus rivales por sólo cinco para los verdiblancos.

López está en el santoral del Betis por marcar dos goles en la final de Copa ante el Athletic de 1977. "Los últimos años nos han llevado la delantera, todo lo contrario que en nuestra época, la de Alabanda, Cardeñosa. Esnaola..., que estábamos por encima",

En 2005 el Betis alzó la Copa. En aquel equipo estaba Benjamín Zarandona. "Cuando yo fiché por el Betis (1998) el Sevilla estaba en Segunda. A partir de la Copa cambia todo. Comenzaron a dominar y ahora vernos por encima nos parece hasta raro".

Aquel éxito no fue el inicio de una era dominadora, sino de todo lo contrario. La edad dorada que arrancó fue la del Sevillla, que desde entonces ha ganado diez títulos. A saber: dos Copas (2007 y 2010), una Supercopa de España (2007), seis Ligas Europa (2006, 2007, 2014, 2015, 2016 y 2020) y un Supercopa de Europa (2006). A cambio, sólo un trofeo para los verdiblancos, la Copa 2022. "El Betis llevaba años a trompicones por la falta de un dirigente un poco serio y un poco formal. Hablo del caso Lopera que hacía cosas buenas y cosas muy malas. Esa inestabilidad la aprovechó el Sevilla", mantiene López.

Los tiempos han cambiado. El club con fortaleza accionarial en la ciudad es ahora el Betis. La llegada al poder de Ángel Haro (presidente) y José Manuel Catalán "ha cambiado el rumbo a pesar de que sufra problemas económicos consecuencia de la pandemia", destaca el periodista José Manuel Jiménez, de Onda Cero Sevilla.

La crisis se ha trasladado al Pizjuán, que hoy celebra una junta de accionistas en la que Jesús María del Nido intentará desalojar de la presidencia a Pepe Castro.

"Los últimos años el BetIs se está organizando muy bien y estos dirigentes no tienen nada que ver con Lopera. Me atrevo a decir que en pocos años va a estar entre los equipos importantes de Europa", pronostica López.

Juan de Dios Álvarez preside desde 2009 la Federación de Peñas del Betis, que reúne a 545 asociaciones y alrededor de 40.000 aficionados. "Ahora a nosotros todo nos funciona y estamos mejor que ellos", se felicita. Javier López vaticina que "en la próxima década vamos a estar por encima".

El presidente de la peñas le secunda. "Esta situación se va a prolongar unos años. Nos los merecemos. Hemos sufrido en nuestras carnes año tras año y ahora ellos están pasando lo mismo".

A Benjamín le extraña lo que ocurre en el Sevilla. "Me ha sorprendido verle tan abajo con el equipo que tiene, pero pasan las jornadas y sigue ahí. Los rivales por la permanencia además piensan que hay que ganarle para mantenerle abajo".

Como Bilbao

"Esta es como Bilbao, que apenas hay gente del Madrid o del Barça, pero a diferencia de lo que sucede allí aquí la gente es del Sevilla o del Betis", resume el periodista Jiménez, encantado de formar parte de una ciudad que siente su derbi como una de sus señas de identidad.

El presidente de las peñas vive la rivalidad a tope. "Yo quiero que gane el Betis y que el rival siempre pierda", resume. Y se felicita porque el parón de Liga pillara al Sevilla en descenso. "Llevan mes y medio allí", enfatiza. Todavía le duele aquella pancarta "que se veía en todos los partidos en el Pizjuán cuando estábamos en Segunda en la que se leía 'Pudriros en el infierno'". Hoy los que están al lado del precipicio son los rivales. "¿Que si quiero que bajen? Claro, soy bético".