Rivales europeos, un hueso duro de roer para el Athletic

Aduriz y Núñez se mueven entre Carvajal y Varane en un partido entre el Athletic y el Real Madrid de la pasada temporada./Fernando Gómez
Aduriz y Núñez se mueven entre Carvajal y Varane en un partido entre el Athletic y el Real Madrid de la pasada temporada. / Fernando Gómez

Los rojiblancos encaran un exigente tramo de calendario ya que seis de sus próximos nueve rivales juegan en Europa, sinónimo de baja puntuación

ROBERT BASIC

El aplazamiento del partido contra el Rayo Vallecano debido a las obras de mejora en el Estadio de Vallecas y las dudosas condiciones de seguridad que ofrecía el recinto han dejado al Athletic sin competir este fin de semana y con un paréntesis de 19 días hasta su próximo compromiso liguero, en este caso contra el Real Madrid. Al equipo de Eduardo Berizzo tampoco le viene mal del todo este improvisado frenazo porque debe pulir muchas imperfecciones y ajustar piezas que de momento no sujetan la estructura con firmeza. Necesitará estabilizarla y afianzarla porque después del parón afrontará una dura etapa de calendario en la que seis de sus próximos nueve rivales juegan en Europa, sinónimo de exigencia y de complicadas peleas para sacar algo positivo ante clubes que lucen el sello continental. Al menos es así desde 2011, cuando Marcelo Bielsa se sentó en el banquillo de San Mamés y luego lo hicieron Ernesto Valverde y José Ángel Ziganda. En este tiempo, los bilbaínos han sumado básicamente uno de cada tres puntos en juego ante estos adversarios (32,5%) y acreditan una media de 12,2 por temporada.

Los rojiblancos se estrenaron con una victoria 'in extremis' ante el Leganés y acariciaron otra frente al Huesca, pero la descomposición colectiva en la segunda parte y el golazo de Ávila privaron a Berizzo de marchar con seis puntos en el casillero. El sábado aguardaba el Rayo, tercer y último rival antes del parón liguero, pero los asuntos extradeportivos aparcaron este compromiso 'sine die'. Así que hasta el 15 de septiembre no habrá encuentros oficiales y a partir de ahí vendrá la avalancha de rivales de tamaño considerable. En menos de dos meses, los bilbaínos se medirán al Real Madrid, Betis, Villarreal, Barcelona, Real Sociedad, Eibar, Valencia, Espanyol y Atlético. Es decir, seis duelos contra equipos que compiten en la Champions y la Europa League y dos derbis seguidos. Una generosa ración de emociones fuertes que servirá además como banco de pruebas de la evolución del proyecto del 'Toto', aún en fase de construcción.

Enfrentarse a estos conjuntos definirá bastante el perfil del Athletic de Berizzo, quien tiene mucho trabajo por delante si quiere componer un bloque sólido, atrevido, físicamente poderoso, valiente y ofensivo. Son más o menos las características que dio el técnico argentino cuando se le pidió que avanzara las líneas maestras de su ideario aplicado al equipo que Ibaigane le acababa de confiar. Así que serán nueve jornadas intensas y exigentes en las que los rojiblancos testarán su evolución como colectivo. Y lo harán además ante contrarios de envergadura que demandarán su mejor versión si pretenden sacar algo positivo. El año pasado, por ejemplo, los hombres de Ziganda sumaron 11 de los 42 puntos en juego ante los conjuntos europeos. Rascaron cuatro contra el Villarreal, tres ante el Sevilla, dos frente al Madrid y uno con el Valencia y la Real Sociedad. En cambio, se quedaron a cero en sus duelos con el Barça y el Atlético.

El año de la Champions

Y no es ni mucho menos el peor registro de estos últimos siete años. En la campaña 2015-2016 fueron 10 -los muchachos de Valverde no lograron puntuar contra Barcelona, Madrid y Atlético, y sí lo hicieron frente al Valencia (6), Sevilla (3) y Villarreal (1)- y en la 2012-2013, la última de Bielsa, apenas se recolectaron ocho. En el otro lado de la balanza aparece la magnífica temporada 2013-2014, en la que el Athletic se clasificó para la Champions y sacó 19 puntos (45%) ante los rivales europeos. Hizo el pleno ante el Betis y el Málaga, ganó al Barça, empató dos veces con el Valencia y una con el Madrid y la Real. Solo se quedó en blanco frente al Atlético. Aquel año los bilbaínos terminaron cuartos con la friolera de 70 puntos, su récord histórico en la Liga.

En cualquier caso, el Athletic -al igual que la mayoría de los equipos- siempre ha sudado los puntos ante rivales presentes en el escenario internacional y habrá que ver cómo resuelve ahora sus compromisos más inmediatos. Si lo hace con la media de los últimos siete años, el botín sería más bien escaso. Pero si en este paréntesis de espera mejora, corrige las debilidades mostradas y enraíza con fuerza la idea de juego de Berizzo, los rojiblancos podrían dispararse a nivel numérico y anímico. Y están en ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos