Los rojiblancos, en el Martínez Valero