Borrar
San Mamés inspira a los arquitectos del Camp Nou

San Mamés inspira a los arquitectos del Camp Nou

Arquitectos e ingenieros del nuevo campo del Barcelona se han fijado en muchos aspectos de la construcción de La Catedral

Álex M. Franquet

Domingo, 10 de marzo 2024, 01:24

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los últimos enfrentamientos entre el Barcelona y el Athletic han servido para muchas cosas. Tanto en los partidos de la Copa como en los de la Liga, los directivos del Barça y sus ejecutivos han tomado buena nota de lo que han visto en San Mamés. Hace unos días, los directivos culés estuvieron en La Catedral viendo a los dos equipos femeninos en la semifinal copera. Y es que el estadio rojiblanco está sirviendo como inspiración para el nuevo Camp Nou.

Actualmente, el viejo campo culé es un solar lleno de excavadoras. Solo quedan algunas partes del esqueleto de lo que fuera un estadio y se trabaja en los cimientos. En su día, el Barcelona adjudicó las obras a la multinacional turca Limak Construction. Las empresas españolas se enfadaron con el presidente azulgrana, Joan Laporta, pero él confió en esta firma de ingeniería otomana. Tanto los arquitectos como los ingenieros, además del personal en las oficinas del Barça, se han quedado con que San Mamés ha obtenido premios por sus soluciones arquitectónicas novedosas. Lo consideran un estadio muy bien diseñado y construido, un ejemplo a estudiar.

El nuevo Camp Nou ha sido confeccionado por el prestigioso despacho de arquitectos japonés 'Nikken Sekkei' en colaboración con la oficina catalana de arquitectura de Joan Pascual y Ramon Ausió. Su diseño es muy mediterráneo, barcelonés. Correrá la luz y el aire. Además, habrá muchas zonas donde dará el sol y hasta unas balconadas. A ese diseño se le ha criticado que parecerá una fachada abierta, pero los fumadores lo agradecerán para poder quitarse los nervios con un pitillo, como pasa en San Mamés en la zona de pasillos que acaba en las escamas. El futuro recinto barcelonista tendrá una imagen ligera, en lugar de un estadio cerrado con más de 100 puertas, como hasta ahora. Al ser mediterráneo, dispondrá de una gran ágora, una amplia plaza, atrios de entrada y bulevares con restaurantes, tiendas, bares, espacios y lugares para que la familia disfrute del ocio durante la semana, no sólo el día del partido.

San Mamés es un estadio adaptado a Bilbao. A los responsables de diseñar el futuro Camp Nou les gustan mucho las escamas que se tiñen de color y que iluminan la zona. Permiten además que el aire circule por La Catedral. Algo parecido ocurrirá en el estadio barcelonista, mientras que el nuevo Santiago Bernabéu es mucho más cerrado y hasta puede quedar hermético, como una caja por su techo retráctil.

Las escamas del Camp Nou sí que se iluminarán en la parte alta del estadio, como una corona, pero por razones de diseño, el Barça ha descartado replicar la piel de color de Bilbao. En Barcelona no llueve tanto como en Bilbao, pero también las gradas estarán cubiertas y la hierba podrá respirar para recibir luz natural. Los arquitectos catalanes y japoneses estuvieron muy atentos a los problemas iniciales que hubo en San Mamés porque mucha gente se mojaba. Bajo la presidencia de Urrutia se amplió la cubierta y fue premiado internacionalmente por esa solución. En cambio, la visera del Camp Nou será ligeramente más grande para no repetir ese problema.

Gradas cerca de la hierba

Laporta y sus directivos quieren que su nuevo Camp Nou sea una auténtica olla a presión para los rivales, como lo es La Catedral. El presidente culé sabe bien cómo se las gastan los rojiblancos en casa y cómo su afición lleva en volandas al equipo. Por eso, también se han fijado en las soluciones del estadio del Athletic para que el sonido envuelva al equipo rival y que la afición esté lo más cerca posible del césped.

El nuevo estadio blaugrana también tendrá una iluminación moderna y poderosa, pero no está previsto que cada escama se ilumine de un color diferente, como pasa en San Mamés. Como todos los estadios modernos, tanto La Catedral como el futuro Camp Nou serán espectáculos de luz vistos desde fuera.

En cuanto a aforos, el nuevo Camp Nou tendrá una capacidad para 105.000 personas, aunque la cifra final podría quedarse en 104.600. En cuanto a costos, habrá una gran diferencia. San Mamés costó 173 millones de euros, mientras que Laporta ha invertido unos 960 y se ha tenido que endeudar para décadas.

Las obras se financian gracias al banco americano Goldman Sachs y otros inversores anónimos. Entre todos, han prestado 1.450 millones al Barça para los trabajos y hacer así frente a su delicada situación financiera, fruto de la controvertida gestión del anterior presidente, Josep Maria Bartomeu. La previsión en las oficinas culés es celebrar el 125 aniversario del club, en noviembre de este mismo año, ya en el nuevo estadio. Los tajos han de concluir en julio del 2026, según el contrato firmado con la multinacional turca Limak Construction.

Las obras del Camp Nou van cumpliendo los plazos previstos, porque Joan Laporta se aseguró de incluir una cláusula de penalización de un millón de euros por cada día de retraso para Limak Construction. En estos momentos, se están acabando los cimientos y los aparcamientos de la futura casa blaugrana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios