Borrar

El secreto del vestuario del Athletic, en una foto: Simón aúpa a Agirrezabala en la fiesta por Bilbao

El portero titular e internacional supo desde el sábado otorgar todo el protagonismo a uno de los héroes de la Copa

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 10 de abril 2024, 07:45

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Unai Simón es un ejemplo perfecto de lo que debe ser un compañero ideal en un vestuario como el Athletic. A pesar de ser el portero titular, de ser el guardián de la portería de la selección, el de Murguia ha sabido en todo momento aceptar su suplencia en la Copa. Era la competición de su compañero Julen Agirrezabala y él lo entendió perfectamente.

Se vio durante las eliminatorias antes de que el Athletic lograse el billete a La Cartuja y se volvió a ver este sábado, cuando en el momento más difícil de la noche, Simón hizo valer su experiencia y le transmitió una serie de consejos a Agirrezabala antes del lanzamiento de penaltis.

«¿Qué? ¿El mismo pie?», le preguntaba el joven Agirrezabala, según recogieron las cámaras de Movistar. «Yo lo que hago es que me apoyo algo aquí (hace el gesto de llevar el cuerpo sobre un lado) y luego hago así y me tiro», señala en referencia a hacer un amago de cambiar el lado al que tirarse. Y remata: «Tu estás 'buf, no aguanto'... si no a tu lado, ¡muere! ¡Y ya está! ¡Y ya está!», arenga el guardamenta de La Roja, acostumbrado a la presión en este tipo de situaciones.

Los dos se fundieron en un fuerte abrazo. Era el primer penalti de Agirrezabala con el primer equipo. Nunca le habían tirado uno antes. «¡Va, Julen! ¡Va!», animaba Simón desde la banda. Lo vivió con intensidad. Celebrando como el que más la parada en el segundo lanzamiento a Morlanes y elevando los brazos al aire cuando Radjonic lo tiró fuera. «Lo para, lo para», le llegó a decir a Iru, el entrenador de porteros, antes del cuarto lanzamiento. No acertó en su vaticinio, pero tampoco pasó nada. A Berenguer no le falló el pie. El resto es historia y los dos lo celebraron con otro fuerte abrazo tan grande como la Copa.

Antes de los penaltis, Julen se vistió de héroe cuando en el minuto 113 de la prórroga sacó una mano milagrosa en un cabezazo de Muriqi. Medio estadio lo vio dentro pero Agirrezabala detuvo la última bala del Mallorca.

Ayer por las calles de Bilbao, Simón volvió a tener un gesto con su compañero. Lo aupó y, junto al resto de compañeros, cantó el cántico de moda entre la afición: «Julen no falla... lo lo lo lo».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios