Una sesión sin Muniain y Yuri y con siete jugadores del Bilbao Athletic

Un niño observa un entrenamiento en Lezama. /El Correo
Un niño observa un entrenamiento en Lezama. / El Correo

El Athletic regresa a los entrenamientos tras la victoria ante el Celta con una suave sesión de trabajo para los titulares y con más ritmo para el resto de los rojiblancos

Robert Basic
ROBERT BASICBilbao

El Athletic ha regresado esta mañana a los entrenamientos tras la importantísima victoria de ayer ante el Celta y la emotiva despedida brindada por San Mamés a Markel Susaeta, Mikel Rico y Ander Iturraspe, quienes se han ejercitado hoy a las órdenes de Gaizka Garitano. Como suele ser habitual en estos casos, los titulares han hecho recuperación y el resto ha trabajado a un ritmo más elevado. Lo más destacado de la jornada han sido las ausencias de Iker Muniain y Yuri Berchiche, algo frecuente en jugadores que vienen de disputar muchos minutos en el compromiso liguero más inmediato, y las presencias de siete 'cachorros' del Bilbao Athletic. El técnico de Derio ha echado mano de Jon Morcillo, Asier Benito, Gaizka Larrazabal, Jon Rojo, Jon Sillero, Antonio Salado e Iñigo Baqué.

En una jornada soleada y sin apenas público en las gradas de Lezama, el Athletic ha trabajado aperturas a las bandas, centros y remates, entre otros ejercicios programados por Garitano. Los que salieron de titulares ante el Celta, más Peru Nolaskoain, han soltado las piernas en el campo número tres y luego se han acercado al uno para ver a sus compañeros. El técnico vizcaíno y el preparador físico Juan Iribarren incluso se han puesto petos verdes y han hecho de comodines en alguno de los circuitos. El buen ambiente se dejaba notar y las sonrisas eran constantes en Lezama.

Los rojiblancos disfrutarán mañana de un día libre y a partir del miércoles comenzarán con la preparación del partido del sábado ante el Sevilla. Un choque en el que el equipo se jugará toda la temporada en 90 minutos y buscará el milagro de la sexta plaza. Para ello, el Athletic tiene que ganar en el Sánchez Pizjuán, mientras que puntuar le permitiría conservar la séptima plaza. Incluso perdiendo podría mantenerla, pero siempre y cuando no ganan el Espanyol o la Real Sociedad.