El Athletic respalda al Sevilla en la queja por el horario del sábado

Susaeta, en el partido del Pizjuán de Copa contra el Sevilla./EFE
Susaeta, en el partido del Pizjuán de Copa contra el Sevilla. / EFE

Ambos clubes piden una rectificación a la Liga: «Emplazamos a buscar una franja más acorde con la climatología, huyendo del calor», dice Ibaigane

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Primero ha sido el Sevilla y, a la tarde, el Athletic ha seguido el mismo camino. Los dos clubes han mostrado su disconformidad con el horario en el que la Liga ha situado el encuentro del sábado, una final, en el Sánchez Pizjuán. Ambas entidades estiman que jugar a las 16.15 horas en la capital andaluza no resulta saludable, ni para los futbolistas ni para los aficionados. De este modo, emplazan a la patrona del fútbol en España a que varíen el punto de inicio del encuentro. «Emplazamos a la Liga a buscar una franja más acorde con la climatología, huyendo del calor que tanto incomoda a los aficionados y futbolista», escribe Ibaigane en la nota emitida a eso de las siete de tarde, unas horas después de que lo hiciera la entidad andaluza.

Comenzó el Sevilla. Y le ha seguido el Athletic. «Desea transmitir su disconformidad con el horario previsto para su partido de la última jornada ante el Sevilla, el próximo sábado a las 16.15 horas en el Sánchez Pizjuán». Todo empezó hace unos días, cuando la Liga colocó el duelo a las 18.30 horas del sábado. Más tarde, lo cambió a las ocho, por la coincidencia con la final de la Champions femenina, y el domingo por la noche, tras los resultados de la penúltima jornada, la patronal del fútbol situó los encuentros por Europa a las 16.15 horas. Y claro, se trata de un punto de partida en el que, salvo extrañas circunstancias, el calor azotará la capital hispalense, por más que las predicciones, a cinco días, hablen de una máxima de 25 grados. Por eso, los dos equipos se han quejado. El Sevilla señala su «su absoluta disconformidad» con esta última decisión. E incluso señala que Javier Tebas, máximo dirigente de la Liga, ya conoce la discrepancia del Sevilla, «a través del presidente José Castro». La entidad dirigida por Aitor Elizegi va un poco más allá y hace un guiño a la Liga. «Teniendo en cuetna las buenas intenciones del organismo, que debe situar a la vez los cuatro partidos en los que entrar en juego las plazas de Champions y Europa League, confía en que estudie una posible rectificación, como ha reclamado el club local, el Sevilla».

¿Y cuál es la razón que provoca esta reacción? El calor. Porque en el caso del Sevilla, asume que, por motivos televisivos, es intesante calendar el encuentro a esa hora, pero esgrime el argumento de la temperatura y el agravio comparativo que supone con respecto al resto de equipos que se juegan el billete continental. «La entidad puede comprender que existan razones televisivas internacionales para fijar horarios en esa banda horaria, y que hay razones deportivas para agrupar los partidos en los que se ventilan las plazas europeas a la misma hora, pero considera que no se ha tenido en cuenta que, en Sevilla, a las 16.15 horas, la temperatura será muy superior a la que haya en Getafe (contra el Villarreal), Barcelona (Espanyol-Real Sociedad) y Valladolid (Valladolid frente al Valencia, por lo que el Sevilla, sus aficionados y el Athletic salen perjudicados», ha explicado.

Y es que el conjunto del Pizjuán todavía puede entrar en la Liga de Campeones. Las opciones son pequeñas, ya que tienen que pinchar el Getafe y el Valencia, que se miden a rivales que no se juegan nada, y ganar al Athletic. De ahí que mire a todos esos campos el Sevilla, y exponga su deseo de que la Liga rectifica esta decisión para retrasar estos encuentros con el Viejo Continente en liza. «Había opciones de fijar los partidos en los que están en juego en una franja horario más tardía en la que sin duda no habría ningún problema de temperaturas, por lo que lamenta profundamente que no se haya tenido en cuenta, al menos de momento, su opinión y confía en que la Liga rectifique los horarios para adaptarlos a las circunstancias climatológias propias de estas alturas de la temporada, por el bien de los profesionales y el público asistente».

Este asunto no es nuevo para el Athletic. De hecho, ya lo vivió en la primera vuelta contra el Betis, cuando pocos días antes de que se jugase el encuentro, la Liga lo retrasó por el calor previsto para ese fin de semana de septiembre en Sevilla.