Borrar
El 'show' de los Williams en 'La Resistencia': pullitas, la Copa, dinero en el banco, sexo en el último mes...

El 'show' de los Williams en 'La Resistencia': pullitas, la Copa, dinero en el banco, sexo en el último mes...

Iñaki y Nico dieron mucho juego en el programa de David Broncano

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 30 de abril 2024, 01:28

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El carisma de los hermanos Williams traspasa por goleada los campos de fútbol. No es nada nuevo. Este lunes en 'La Resistencia' volvieron a demostrar de sobra los motivos. Divertidos, bromistas, campechanos, comprometidos contra el racismo... Y muy del Athletic y de Bilbao. Iñaki y Nico entendieron a la perfección la particular 'táctica' del humor de David Broncano. Nada de 'a lo bajini'. Dieron todo un 'show'.

El plató fue el escenario de una complicidad que solo pueden tener dos hermanos. Broncano casi no tenía ni que intervenir. Los dos jugadores del Athletic, con sus bromas y pullitas, llenaban el programa a carcajadas. «Casi nunca vamos en el mismo coche. No vivimos juntos, pero tampoco le aguanto, eh», arrancaba Nico. El primer 'palito', la famosa discusión contra el Alavés. «El hermano mayor es el hermano mayor. Y está para darle en el pechito», presumió entre risas Iñaki.

Explicaron de nuevo, más en detalle, lo que pasó aquella noche. Después de que Nico decidiese tirar a puerta en tres o cuatro jugadas, Iñaki se la soltó. «Le dije 'vaya fumadita te has pegao'», relataba el mayor de los Williams. «Fue más chulo, con una entonación que no me gustó mucho», apuntilló el pequeño. «¡Di tu respuesta!», exclamó entonces Iñaki. «'Pues más que me voy a fumar', me dijo». Vamos, que después de una hora discutiendo se fueron a sus casas cabreados. «Mi madre me dijo que tenía que respetar a mi hermano mayor. Me rayó y le mandé un mensaje para disculparme», confesó Nico. Iñaki lo olvidó de buena gana. Todo arreglado.

Los hermanos recordaron su infancia. Se sacan ocho años. «Jugábamos juntos en el parque. Competíamos hasta por ver quién acababa antes de comer. Celebrar el primer gol juntos en el Athletic fue increíble. Parecía que jugábamos al FIFA». ¿Y cuándo notaste que se te acercaba?, preguntó Broncano con mala leche. Nico, que recordó que «no es tan fácil» ser el pequeño, estuvo ágil: «Siempre va a estar por encima de mí, pero este año estoy haciéndolo mejor que él, la verdad». «Me doy cuenta de que antes él era el hermano de Iñaki y ahora se ha dado la vuelta a la tortilla. Yo soy el hermano de Nico. Estoy orgulloso de ver cómo triunfa y se convierte en hombre», ensalzó el mayor con humor.

Durante buena parte del programa presumieron de sentimiento Athletic, cómo no. «Hemos hecho cositas. Somos campeones. Había perdido tres finales hasta entonces. Y mi hermano va a la primera... y la gana», rió Iñaki. Y siguió: «¿Tú le has visto? Mis padres me hicieron por necesidad y a él, por gusto. Mira qué cara. Como si le hubiesen hecho a dedo». También ambos hincharon el pecho por su familia. «Nuestra madre está orgullosa. Es una salsera. Nuestro padre, lo contrario. Ganamos la Copa y no le vi hasta el día siguiente. Estaba 'cagao' y se fue a dormir de la tensión. Se notaba en el ambiente que la gente tenía el culo prieto».

A Broncano le regalaron la camiseta de celebración y una gorra de 'A lo bajini', que Iñaki encargó y diseñó antes de la final. «Me calenté. Soy de Bilbao, ya sabes». El primer obsequio también se lo dieron a Ricardo Castella y Grison, al que se le escapó un «el Bilbao». «El Athletic. Allí no sienta bien, suena feo», le matizó Iñaki. «Estamos orgullosos de representar al pueblo vasco y ser diferentes. A la gabarra acudió gente de todo el mundo. Fue increíble». La sorpresa de la noche fue la réplica a tamaño real de la Copa. La llevaron escondida en una nevera. «Es que el Athletic es un equipo que cae bien. Ahora entiendo a Sergio Ramos cuando se le cayó. ¡Lo que pesa!», exclamó un sorprendido Broncano.

Tocó hablar de la gabarra. «¿Quién iba piruleta?». Pues «todos». ¿Y el que más? «Unai Gómez. Cómo le da al chupete. Mira que le dije 'cálmate, que hay que ir al Ayuntamiento'. ¿No viste las imágenes cuando va merluza y le chupa la oreja a otro?», respondió Nico. «Íbamos como atunes. Bebiendo cerveza como animales y disfrutando de algo único», añadió Iñaki sobre un día que superó «todas las expectativas» con un millón de personas a lo largo de la ría. «De toda Euskadi y de fuera».

Reconocieron los hermanos que fue «una semana dura» de celebración y que costó recuperarse. «Casi ganamos borrachos al Villarreal», soltó Iñaki ante un Broncano, aficionado del Atlético, que amagó con vacilarles por la derrota del fin de semana ante los de Simeone, un tropiezo que minimiza las opciones de Champions.

Precisamente, los invitados también tuvieron su momento reivindicativo al abordar el capítulo racista contra Nico en el Metropolitano. «Da pena que pasen estas cosas. Sobre todo, por los más indefensos. Al fin y al cabo, yo soy futbolista, lo que soñé ser», señaló Nico. Y apuntaló su hermano mayor: «Yo no voy al teatro e insulto. Parece que en el fútbol todo está permitido y, en realidad, transmite valores mucho mejores que ir a desahogarse. El mayor ejemplo es intentar cortar esto de raíz y poner multas ejemplares». El público les dedicó un sonoro aplauso.

Acostumbrados a hacer planes juntos y compartir cuadrilla, la más que probable participación de Nico en la Eurocopa (incluso quizás en los Juegos Olímpicos) les dejará sin vacaciones juntos, como acostumbran cada verano. «Nada, a comer palomitas y a disfrutarle», soltó Iñaki. Y entonces, llegaron las típicas preguntas. Dinero y sexo. Por partes. Nico, con su segundo contrato vigente hasta 2027, confesó tener «entre 500.000 y un millón y medio». «Estoy empezando». ¿Y su hermano mayor? «Le daba la paga de pequeño», arrancó entre risas. «Firmé diez años yo, eh. Un pellizquito por año. Mis generaciones van a poder vivir bien». Se hace el remolón, pero al final confiesa la cifra que tiene en la cuenta: más de 20 kilos.

¿Y el sexo? «Partiendo de la base de que hemos ganado la Copa y hay que celebrar con mi futura mujer con la que me caso en verano... Ha habido gabarra en casa. Y txaranga también», descubrió Iñaki. Nico, en cambio, dijo tener «un mes de sequía». «Unos diez puntos, contando pajas», calculó en base a la puntuación que establece Brocano en su programa. Para cerrar, los dos hermanos del Athletic participaron en un juego de puntería basado en rematar un balón y colarlo por un agujero. «Si rompo algo, ¿paga TVE?», se recochineó Iñaki, encargado de rematar a pase de Nico. Un buen 'zasca' sobre los últimos coletazos de Broncano en su casa televisiva, en Movistar, antes su millonario 'traspaso' a RTVE. Un jugoso contrato por dos temporadas de 28 millones de euros.

El de anoche era el debut de Nico sobre el sofá de La Resistencia, pero no el de Iñaki. El delantero del Athletic ya fue el invitado estrella en 2019. «Yo voy de cara, soy de Bilbao: tengo entre 5 y 10 millones de euros y follo cuatro veces por semana». Esa fue su carta de presentación. En ese programa confesó que en el vestuario le llamaban 'Pañaki' por ser «un calzonazos» con su novia, bromeó sobre el momento en el que su madre saltó la valla de Melilla, recordó sus momentos más especiales con el Athletic, presumió de su récord de velocidad de LaLiga, abordó su vicio al 'Fortnite'... Lógico que dando tanto juego fuera del campo haya vuelto a la 'convocatoria' de Broncano. Esta vez junto a su hermano Nico. Vaya dos. Volverán a ser convocados. Seguro.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios