Borrar
A Simón no le gustan las cámaras en el vestuario: «Es nuestro espacio y alguien lo está invadiendo»

A Simón no le gustan las cámaras en el vestuario: «Es nuestro espacio y alguien lo está invadiendo»

«No me siento cómodo», dice el portero sobre la decisión del Athletic de permitir el acceso a que se grabe en el vestuario para ganar más dinero por televisión

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 16 de agosto 2023, 11:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Es nuestro espacio privado y alguien lo está invadiendo», ha advertido Unai Simón sobre la decisión del Athletic de permitir el acceso de las cámaras al vestuario del equipo antes de los partidos. Esa medida es la que ha provocado que la tradicional oración del Padre Nuestro de los rojiblancos se haya hecho viral.

La Liga decidió el 4 de agosto reservar 130 millones de los derechos de televisión para premiar a los equipos que se presten a mejorar las retransmisiones con imágenes y sonido en escenarios hasta ahora vetados a las cámaras, como los vestuarios o las conversaciones en los corrillos de jugadores y entrenadores en las pausas de hidratación. Se ha establecido un baremo de puntuación para repartir esos millones entre los clubes que más aporten a ese nuevo espectáculo.

El único equipo que votó en contra fue el Real Madrid, que no admite que se entre en su vestuario y que ni siquiera puso en San Mamés a jugadores y entrenador a disposición de las televisiones para ser entrevistados antes y después de los partidos, otro de los aspectos que se valora en el reparto. Sólo hablaron para los canales oficiales del club blanco. El Athletic es uno de los 19 clubes de Primera que se ha sumado a la iniciativa porque uno de los pilares de la junta directiva es buscar nuevas fuentes de ingresos.

«El vestuario tanto de Lezama, como el de San Mamés, como del estadio donde juguemos, es algo personal, algo privado, algo para nosotros. Al salir a un partido necesitas tu ritual, espacio, tu concentración, estar con la gente con la que te sientes cómodo... Y ver cámaras grabando, por ejemplo, como te pones las espinilleras, te atas las botas o estás rezando a un santo es algo que no queremos que salga a la luz. No me gusta personalmente. No me siento cómodo. Es algo que es nuestro momento sagrado y alguien lo está invadiendo», ha reflexionado.

En todo caso, el portero internacional ha dejado claro que poco puede hacer. «No soy nadie para decir que no entre una cámara. Sólo doy mi opinión de que invaden nuestro espacio».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios