Un solitario presidente en San Mamés