«Me da igual jugar previas europeas y no tener vacaciones», zanja Raúl García»

Raúl García durante la rueda de prensa./Pedro Urresti
Raúl García durante la rueda de prensa. / Pedro Urresti

El navarro sale al paso de las dudas de la afición y recalca que «todos queremos estar en Europa» como en las últimas temporadas

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Raúl García salió al paso ayer, tras el entrenamiento de Lezama, y de cara al partido del domingo contra el Celta, de las dudas que la afición rojiblanca parece albergar sobre las verdaderas intenciones europeas de la plantilla. Y zanjó esa cuestión a su estilo, aclarando que en lo que a él atañe la clasificación para la Europa League es una prioridad, aunque haya que disputar previas en julio (a lo que obliga la séptima plaza). «A lo que se dice fuera no le doy importancia, hasta cierto punto», aseguró el mediapunta. «Me da igual jugar previas, no tener vacaciones y jugar desde ya. Europa es un objetivo tan bonito como si fuera la primera vez. Respecto a todas las tonterías que se dicen, llevo tanto tiempo que no les doy importancia».

Según el navarro, el Athletic ha tenido «la suerte» de ser un asiduo de la Europa League en las últimas temporadas, un premio que este año resulta más atractivo si cabe después de la tensión psicológica que han sufrido los jugadores hasta enero. Ahora es diferente. «Siempre he dicho que Europa es un objetivo, que hay que hacerlo bien», enfatizó Raúl. «Todos queremos estar en Europa, es una competición bonita. Estamos trabajando para llevarnos una alegría».

Tampoco rehuyó el mediapunta las preguntas sobre la despedida de Markel Susaeta, que, al igual que Iturraspe y Rico, tampoco seguirá en el Athletic y confirmó su adiós el pasado miércoles en la sala de prensa de Lezama. Es más, no se mordió la lengua y criticó las muestras de desaprobación que Markel ha podido apreciar en San Mamés, escenario este domingo ante el Celta de la última cita del eibarres ante la afición, igual que las de 'Itu' y Rico.

«Son jugadores importantes. Qué voy a contar de todos, y en este caso de Markel», dijo el navarro. «Una de las cosas que más me ha sorprendido aquí es que se le hayan oído esos murmullos de la afición cuando ha fallado. Creo que no se le puede reprochar nada. Siempre ha dado todo, nunca ha pensado en su bien propio, sino en el del grupo. Independientemente de que un jugador te guste o no, cuando ha dado todo por un club solo hay que ponerle la alfombra».

Ese run run de La Catedral dio pie a Raúl para explicar lo que entiende que debe ser la relación entre hinchas y futbolistas. «Para mí, a ningún jugador hay que reprocharle nada durante el partido, porque al final nos estamos tirando piedras sobre nuestro tejado». A su modo de ver, «la opinión se tiene que demostrar cuando acaban los partidos; entonces la afición está en todo su derecho». En el caso concreto de Markel, continuó Raúl, «no hay mejor ejemplo que él para hablar de lo que es un profesional, un jugador del club».

«Una persona discreta»

El delantero no se ha dejado nada en el tintero sobre el respeto que le inspira el eibarrés. «Creo que ha demostrado que siempre ha sido una persona discreta. Podía haber hablado tranquilamente de lo que pensaba o no pensaba, y ha querido respetar al club por el momento en que estamos. Personalmente, de lo que he vivido con él no puedo decir nada malo, sino todo lo contrario».

Centrándose en el partido del Celta, Raúl García admitió que el Athletic debe corregir fallos que se apreciaron ante el Alavés y el Valladolid, en particular lo tarde que los rojiblancos entraron en los partidos, lo que es una cuestión crucial ante un rival gallego que se juega el descenso. «Los errores están para enderezarlos y corregirlos. Es verdad que en esos partidos nos costó entrar. Somos conscientes de ello y estamos trabajando para que eso no pase».

Esa fue la consigna de los de Garitano tras el entrenamiento de ayer, que contó con la incorporación de Asier Villalibre, delantero del Bilbao Athletic.