Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Tiempo de debate

Después de siete años y medio de silencio, durante unos días de diciembre se podrá hablar de la gestión deportiva, de los contratos de la primera plantilla, del proyecto de Lezama, de la animación en San Mamés...

Alberto Uribe-Echevarría, en una de sus pocas comparecencias. /Efe
Alberto Uribe-Echevarría, en una de sus pocas comparecencias. / Efe
Jon Agiriano
JON AGIRIANO

Hay que reconocer que no estábamos acostumbrados a esta sucesión vertiginosa de acontecimientos inesperados, esta mezcla de comedia de enredo y thriller psicológico, pero el Athletic nos ha vuelto a sorprender una vez más. Empezábamos a imaginar una masa social anestesiada, casi inmóvil, sin capacidad de iniciativa, entregada a su suerte de simple espectadora. Y de repente nos encontramos viviendo, en apenas 24 horas, un huracán de emociones insospechadas. El anuncio de Alberto Uribe-Echevarría la noche del jueves de que se presentaba a las elecciones parecía haber despejado por completo el escenario, y más teniendo en cuenta que Aitor Elizegi había hecho un día antes el anuncio contrario para sorpresa de todos.

 

Fotos