Txetxu Rojo: elegancia y arrogancia

Yo no estaba aquella época en Bilbao, pero tengo grabada en la mente su suave trotar por la banda izquierda de San Mamés

JOSÉ LUIS ZUBIZARRETA

La memoria es esquiva y engañosa. Al contrastarla con los datos que me ofrecen las fuentes objetivas, me doy cuenta de que la que guardo de Txetxu Rojo debe de tener más que ver con la creación que con la evocación. Resulta, en efecto, que los años en que él jugó en el Athletic coinciden, en su mayoría, con los que yo viví fuera del país.

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores