Txetxu Rojo, un zurdo prodigioso y atractivo

Nuestras madres nos parían hinchas del Athletic y nos criaban devotos de Iribar, pero Rojo era mucho Rojo. Si alguna vez parecieron chulescas sus maneras, no eran sino el escudo propio de un tímido con carácter

TERESA COBO

«Mira, ahí sale Rojo!», me avisó mi padre con entusiasmo la primera vez que me llevó a San Mamés, mientras me ayudaba a empinarme para que lo viera bien. Allí estábamos los dos de pie entre la afición apelotonada en la vieja grada central. Para los que nacimos el mismo año en que Txetxu debutó con el Athletic, el extremo zurdo fue una de

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores