Los últimos resultados dejan al Athletic a seis puntos de Europa

Iker Muniain, durante la sesión de ayer en Lezama. /Fernando Gómez
Iker Muniain, durante la sesión de ayer en Lezama. / Fernando Gómez

Este fin de semana los rivales directos no han favorecido a los rojiblancos

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Era una ilusión, una meta por lo que luchar hasta el final de una temporada que nació torcida. Después de sacar la cabeza del fondo de la clasificación, de abandonar el pelotón de los más torpes de Primera División, el Athletic había mirado hacia Europa -más la afición que el vestuario y el cuerpo técnico-, como un nuevo objetivo. Sin embargo, la derrota de hace una semana en Valencia (2-0) y el empate en casa frente al Espanyol han provocado que ese ilusión, a falta de once jornadas para el final de la Liga, se evapore. Y es que este fin de semana los resultados han dado la espalda a los rojiblancos: el cuadro de Marcelino ganó al Girona sobre la bocina (con un gol del canterano Ferrán Torres), y también lo consiguierom el Betis, que hundió al Celta, y el Sevilla, que salvó un auténtico match-ball contra la Real Sociedad.

Con estos números, la sexta plaza queda, ahora mismo, a seis puntos para los rojiblancos, con 34 puntos por 40 del conjunto hispalense. Un poco más cerca, a cinco, se encuentra la séptima posición, en poder del equipo che, que daría acceso a Europa -con tres eliminatorias previas- si el Barcelona gana la Copa del Rey.

Si se mira al pozo de la clasificación, el Athletic perdió un punto de renta con respecto a las posiciones de descenso. Ganó el Villarreal, sobre la bocina al Levante (0-2), y eso provocó que un nuevo pasajero ocupe la tercera plaza de caída al pozo, un Celta que espera que Iago Aspas regrese cuanto antes: en los diez encuentros que no ha estado el futbolista de Moaña, los vigueses tan solo han recaudado cuatro puntos. Con los gallegos abajo, la ventaja bilbaína ha caído a nueve puntos, aunque por esa zona parece que se define la identidad de las formaciones que lucharán por la salvación.

Igual que el Athletic, conjuntos como el Girona y el Leganés han adquirido cierta distancia con el peligro. En el lado contrario, surge un bloque como el Valladolid, que parecía que se había escapado de todo tipo de peligro en la primera vuelta, con un buen juego, pero que ahora se encuentra en caída libre, por más que el cuadro castellano tratara de tú a tú el pasado domingo al Madrid durante la primer mitad. Están los pucelanos solo un punto por encima de los vigueses, igual que el Villarreal, que ha vuelto a sacar la cabeza de esas tres plazas que queman.

Una batalla en Turín

Este fin de semana, en la jornada 28, el Athletic recibe al Atlético en San Mamés (18.30 horas), que esta noche se enfrenta a la Juventus en los octavos de final de la Champions League. A los colchoneros les aguarda un infierno en el campo de Cristiano Ronaldo. Los italianos deben remontar el adverso 2-0 de la ida, y se han conjurado para evitar una eliminación frente a la escuadra de Diego Simeone. Saben los madrileños que van a una batalla y eso quizá les afecta para el duelo del sábado en La Catedral.

Mientras tanto, el Betis recibe al Barcelona, al que ya ganó en la primera vuelta en el Camp Nou, y el Valencia juega en Mestalla contra el Getafe, que se han enganchado a la cuarta plaza y no la abandona. El Sevilla, por su parte, después de su desplazamiento a Praga para jugar la vuelta de la Europa League contra el Slavia (2-2), viajará a Cornellà. Por abajo, el Celta visita el Bernabéu con un Madrid que tendrá nuevo entrenador y con los futbolistas, a priori, con ganas de reconciliarse con una afición crispada, aparece un duelo a vida o muerte entre el Villarreal y el Rayo Vallecano en el Estadio de la Cerámica, y el Valladolid se mide al Eibar en Ipurua.