Iker Undabarrena controla un balón ante la presencia de un jugador del Benfica. / tondela

Undabarrena sueña con el milagro del Tondela, el modesto que desafía al Oporto

El canterano del Athletic juega mañana la final de Copa de Portugal con un club de una localidad de 30.000 habitantes, que tiene 3.000 socios y acaba de descender a Segunda

IÑIGO A. BENÉITEZ

El fútbol tiene estas cosas. Mientras las ligas son el terreno donde los poderosos imponen su potencial, las copas son los torneos de las sorpresas, donde los más pequeños buscan su espacio para brillar y encontrar esa sorpresa que quede grabada en la historia. Es lo que sucede con la final de la Taça de Portugal que se celebra mañana entre el

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores