Villalibre caído sobre el césped del Ciutat de Valencia tras lesionarse. / ATHLETIC CLUB

La única esperanza

Sigue siendo una incógnita el nivel que alcanzará Villalibre, pero a corto y medio plazo va a ser el único nueve puro del Athletic

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

A todos nos conmovieron las lágrimas de Asier Villalibre mientras se retiraba a los vestuarios del Ciutat de Valencia tras recaer de su lesión muscular; una de esas lesiones recurrentes que acaban martirizando al jugador que las sufre. El del viernes, de hecho, fue para el delantero de Gernika el tercer episodio de una pesadilla que comenzó el 2