Uriarte pide a la masa social del Athletic que dé luz verde a los nuevos Estatutos

La candidatura del empresario bilbaíno califica el trabajo de la comisión como «magnífico» y considera que aprobar el texto sería «muy positivo para el futuro del club»

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

Jon Uriarte y el grupo de trabajo con el que concurrirá a las elecciones del Athletic han mostrado su apoyo a los nuevos Estatutos, que serán sometidos este lunes a la consideración de los compromisarios en el Palacio Euskalduna. Al contrario que Ricardo Barkala e Iñaki Arechabaleta, dos precandidatos que eludieron pronunciarse sobre este tema y delegaron la responsabilidad en los socios para «no influir» en su voto, el empresario vizcaíno ha dado un paso adelante y ha mostrado se adhesión a un texto que considera «muy positivo para el futuro del club». En una nota divulgada en las redes sociales, la recién oficializada 'tercera vía' constata la necesidad de «modernizar» la institución para afrontar los tiempos venideros con «solidez», además de contar con una 'constitución' que refleje la «realidad actual».

Solo unas horas después de anunciar su determinación de participar en el proceso electoral, que derivará en una cita con las urnas el 24 de junio, Uriarte ha querido 'mojarse' en un tema nuclear para el Athletic: unos nuevos Estatutos que adaptados a los nuevos tiempos y que otorgan una mayor cuota de participación y protagonismo a la masa social rojiblanca. «Queremos agradecer el trabajo realizado por Ana Urquijo, Aner Uriarte, Gorka Cubes y Josu Arteta, así como como de todas las personas que han participado en el proceso de redacción de estos Estatutos». En este sentido, la candidatura ha calificado el texto resultante como «magnífico» y ha invitado de esta manera a que se autorice su implantación como la nueva ley magna del club. «Todo en esta vida es susceptible de pequeñas mejoras, pero se trata de un gran paso adelante y lo consideramos muy positivo para el futuro del club».

La reforma

El caso es que el Athletic afronta una asamblea histórica, de enorme trascendencia para su futuro. Durante las dos últimas semanas, una vez hecho público, el proyecto de reforma de los Estatutos ha sido analizado en todas sus cuestiones trascendentales hasta acabar concitando una especie de unanimidad. Nadie ha salido a negar la importancia que tendría aprobar esta nueva 'carta magna' para situar al club en el siglo XXI y terminar con unos estatutos obsoletos, y en este sentido se ha pronunciado también Jon Uriarte. De hecho, ni siquiera han llegado a escucharse voces contrarias a la reforma. En realidad, lo que más ha sorprendido en los últimos días ha sido el extraño silencio de los dos aspirantes a la presidencia, Ricardo Barkala e Iñaki Arechabaleta, que no han querido mostrar su apoyo público a unos textos que los anteriores ocupantes del sillón de Ibaigane han calificado como «imprescindibles».

Una de las claves de los nuevos Estatutos tiene que ver con el voto telemático y el anhelado sufragio universal, un derecho que, en caso de ser aprobados los nuevos textos, sólo tendrían en España los socios del Athletic a través de la asamblea plenaria, un órgano superior que no existe ni en el Barcelona, ni en el Real Madrid, ni en Osasuna, otros tres clubes deportivos. Otro órgano importante sería la comisión de control, transparencia y buen gobierno. El conjunto rojillo contempla ese órgano, no así el Madrid. El Barça optó por una vía intermedia. La directiva está legitimada para aprobar la creación de una comisión para el cumplimiento del Código Ético. Lo cierto es que la reforma que se someterá al juicio de los compromisarios es el más moderno y detallado de la Liga. Serían los únicos estatutos que avalarían la transformación del carnet y la digitalización completa del club, la igualdad de las mujeres y la adquisición de la condición de socio a los descendientes de socios con antigüedad de 25 años sin pagar cuota.

Por otro lado, el proyecto redactado por Ana Urquijo, Aner Uriarte, Josu Arteta y Gorka Cubes protegen estatutariamente el escudo, la bandera, la primera equipación oficial y la denominación del campo. Ningún otro club hace una defensa tan integral de sus símbolos. Barça y Madrid se limitan al escudo y Osasuna no incluye el estadio.