El técnico italiano ordena a sus hombres durante el partido contra el Almería. / efe

Valencia - Athletic | Jueves 26 20H

El Valencia de Gattuso busca la salida del laberinto

Su juego, su entrega y su espíritu solidario no son suficientes para compensar los errores defensivos y su incapacidad para cerrar los encuentros

Igor Barcia
IGOR BARCIA BILBAO

Hace tiempo que las palabras estabilidad e ilusión desaparecieron del vocabulario de los aficionados del Valencia. Y si en alguna ocasión aparecen porque el equipo parece arrancar, siempre sucede algo que vuelve a colocar al entorno ché en estado de depresión. Como ahora. Porque si la llegada de Genaro Gattuso al banquillo, su pasión y su capacidad para motivar a los futbolistas sirvieron para ofrecer un arranque de temporada prometedor, lo cierto es que el Athletic se va a encontrar el jueves a un Valencia en su momento más complicado del curso, cargado de dudas y con una preocupación creciente por su mala racha en la Liga.

Eso sí, no deberá fiarse en absoluto el equipo de Ernesto Valverde de un equipo que al igual que en la pasada campaña, cuando llegó a la final, puede encontrar en la Copa la válvula de escape para la presión que acumula después de sumar una sola victoria en los últimos nueve encuentros de Liga –un contundente 3-0 al Betis–. De hecho, llevó hasta los penaltis su semifinal de Supercopa contra el Real Madrid y pasó por encima del Sporting en octavos de Copa.

La explicación no la encuentra ni el propio Gattuso, que asume culpas como hizo tras el triste empate del lunes contra el Almería después de perder en dos ocasiones su ventaja en el marcador. Porque la imagen del Valencia no es mala, ni mucho menos. Se muestra como un equipo con personalidad, solidario, batallador, trabajador... pero los resultados no llegan porque por el camino siempre tropieza con alguna piedra. En concreto con una de forma habitual, su incapacidad para cerrar los partidos.

Jornada tras jornada el Valencia es incapaz de superar a sus rivales pese a estar por delante en el marcador. La fragilidad defensiva y la falta de contundencia, como sucedió ante el Almería, impiden a los de Gattuso tomar aire en la clasificación y poder pensar ahora mismo en un objetivo que no sea escapar de esos puestos de descenso que se encuentran a tres puntos de los de Mestalla. El dato en Liga es concluyente, el Valencia se ha puesto por delante en 11 de los 17 partidos disputados, pero su balance actual es de cinco victorias, cinco empates y siete derrotas.

Gattuso no se esconde y admite que esa fragilidad está lastrando a su grupo. «Estoy de acuerdo. Cuando vas dos veces en ventaja en partidos como hoy y buscamos los goles como los hemos buscado... Nos hacen daño con poco. Nos está faltando continuidad», admitió tras el empate del lunes. Si a eso se le une la falta de jugadores, el técnico italiano sufre en cada encuentro para dotar a su Valencia de esa coraza que tanto echa en falta. «Lo fácil es decir que no tengo jugadores y hacer polémica. Sé que tenemos que mirar el Fair Play (financiero), pero a todos nos tienen que respetar cuando hablan de números. Lo fácil es decir me falta esto y lo otro, pero el responsable soy yo».

Al menos tiene a Cavani y a Justin Kluivert, dos delanteros que aportan y dan aire al Valencia, y que se presentan como la principal amenaza para el Athletic. Mientras el veterano cazagoles uruguayo suma siete en doce encuentros, el joven hijo de Patrick suma cinco en 16.