Momento en que Valverde sustituye a los hermanos Williams en la segunda parte.

Valverde: «No ha sido penalti y tampoco era expulsión»

El técnico del Athletic cree que esa jugada fue «clave» y recuerda que al inicio de la campaña les dijeron que no se iban a señalar esas penas máximas

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

El derbi no sorprendió a Ernesto Valverde. Fue como él había pronosticado: intenso, competido y emocionante. El Athletic, que se disparó al pie con tres errores, tuvo que ir a remolque con dos goles en contra. Parecía mucho lastre, pero Sancet, con una diana de gran nivel, devolvió enseguida a los rojiblancos al partido. El duelo siguió con igual tensión hasta que llegó el penalti que supuso el tercer tanto de la Real y la expulsión de Yeray. Tras el encuentro y ver esa jugada por la televisión, el entrenador rojiblanco fue tajante: «Para mí no ha sido ni penalti ni expulsión». Coincidió con Óscar de Marcos: «Con el penalti se acaba el partido. No me lo pareció y la tarjeta roja es muchísimo castigo».

A juicio de Valverde, fue la «jugada clave». «La Real se iba otra vez con dos goles de ventaja y encima nos quedábamos con un jugador menos. Al inicio de la temporada nos dijeron (los árbitros) que no iban a pitar estos penaltis», lamentó.

Le dolía el resultado después de un derbi que hasta esa acción había sido «igualado». «Cada equipo jugaba con sus armas. Estábamos llegando a situaciones de peligro alternativamente. Nos hemos repuesto pronto del 2-0 con el gol de Sancet. Teníamos margen para reaccionar... Hasta el penalti era un partido de empate».

También le escocían a Valverde los fallos de su equipo, que desequilibraron el encuentro. «El fútbol es un juego de errores y hay que procurar que los comenta el contrario. La Real lo ha hecho bien, ha provocado esos errores nuestros. Ya tuvimos fallos así en el inicio de la temporada», recordó el técnico.

Tras los dos empates ante el Betis y Osasuna y después de esta derrota en San Sebastián, el Athletic suma diez de los últimos 30 puntos y se aleja de las plazas europeas. Valverde no cree que a su equipo se le escape ese tren. «No hago ese corte (en la estadística), sólo pienso en el próximo partido. Ni tienes nada ganado cuando vas el cuarto ni perdido cuando vas el décimo. Estamos ahí. Venimos de estar arriba y ahora no lo estamos, pero lucharemos por volver».

El miércoles visita San Mamés el Espanyol en un partido a cara o cruz en la Copa y el próximo compromiso liguero es ante el Real Madrid, también en La Catedral. «Aquí nadie se va a venir abajo. El de Copa es un partido definitivo. Tenemos que jugar a nuestro nivel. Intentaremos que esta vez los errores sean del rival», se propuso.

Sobre los cambios, Valverde explicó que la sustitución de Sancet, uno de los destacados en el Reale Arena, se debió al intento de «sostener el centro del campo». «Si no, nos iban a pillar en cada contra -agregó-. Había quitado ya a Dani García y quería mantener a los hombres rápidos de delante. Pero con un jugador menos es complicado».

«Me iba a la cama de mala leche cuando la Real perdía, imagina lo que supone ganar», dice Imanol

Imanol Alguacil no ha caído en ninguno de los seis partidos en el Reale Arena como entrenador txuriurdin frente al Athletic. «Era de los que me iba a la cama de mala leche cuando la Real perdía. Imagina lo que supone vivir noches como esta», dijo el preparador guipuzcoano nada más terminar el derbi. Se felicitó por un «día y noche redondos, con victoria, gol de Oyarzabal, vuelta de Barrenetxea... Tras el partido he sentido una emoción tremenda y un disfrute total. El segundo tiempo fue igualado, pero la jugada del penalti finiquitó un poco el encuentro», resumió.