«Vengo a pelear por la portería de San Mamés»

Ezkieta, durante el entrenamiento de este viernes en Lezama. /Jordi Alemany
Ezkieta, durante el entrenamiento de este viernes en Lezama. / Jordi Alemany

Jokin Ezkieta, meta fichado este verano desde el filial del Barcelona, dice que acataría una cesión pero que su idea es ser titular en el primer equipo

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Jokin Ezquieta (Pamplona, 22 años) lleva poco menos de dos semanas como futbolista del Athletic, pero ya tiene claro su objetivo: ser el portero titular en el primer encuentro de la Liga contra el Barcelona, su antiguo equipo. El hecho de ser un recién llegado, un meta sin experiencia previa en Primera División, no le amedrenta. Tampoco tener la competencia de Iago Herrerín, un cancerbero que presentó unos notables registros la pasada temporada -la primera como habitual en el torneo de la regularidad-, y Unai Simón, internacional Sub'21.

Este viernes, en su primera comparecencia como jugador de la escuadra vizcaíno, espigado, mostró sus intenciones: «No descarto nada, pero vengo con la idea de pelear por la portería de San Mamés», proclamó su objetivo este futbolista que ha tenido como maestros a su aita, que fue portero, a Asier Riesgo, Ter Stegen y Cillesen. Eso sí, indicó el navarro que aceptaría una cesión por parte del Athletic. «Tampoco lo descartaría. Yo estoy abierto a todo. Pero por mi parte voy a trabajar a tope para que el míster pueda decantarse por mí», comentó, para luego incidir en este asunto.

Se le repitió la cuestión: ¿Se ve titular en el primer partido de la Liga? «Por supuesto, es que sino no estaríamos aquí. Tiene que ser el objetivo, ser uno más. El míster es el que tiene la última palabra, el que decide, respetaremos su decisión. Y mis compañeros son grandes porteros. El Athletic ha tenido muy buenos porteros siempre. Puedo aprender mucho de ellos. Son grandes porteros y son muy buenas personas», expresó en una rueda de prensa en la que repitió en varias ocasiones la palabra trabajo. Lo dijo más de una vez, para evidenciar que llega a por todas, que a través de la cultura del esfuerzo, buscará hacerse un hueco entre los elegidos por Gaizka Garitano.

«Como una esponja»

Se dejará la piel. «Estoy plenamente confiado en mis posibilidades. Voy a competir. Yo daré el máximo y luego el míster decide. Trabajaré a tope para ser yo que el que pueda estar ahí. Sé que la competencia es dura, pero por trabajo no va a ser», destacó este portero que ha tenido «la suerte» de compartir vestuario con grandes ejemplos, espejos en los que mirarse. Además de su aita. «También fue portero, y siempre me ha inculcado la portería. He entrenado mucho con él. Luego con Asier Riesgo, Cillesen, Ter Stegen... He tenido la suerte de coincidir con muy buenos porteros siempre. De todos ha aprendido muchísimo, he intento coger lo mejor de ellos. En el Barcelona, cada día con ellos era una masterclass. Yo, como una esponja, trataba de imitar cada gesto, y me ha servido para mi crecimiento personal».

Ese que le ha traído al Athletic, a Bilbao. Cerca de su casa en Pamplona. Afirmó que cuando tocó a su puerta Ibaigane, no se lo pensó. «Cuando llegó la oferta, desestimé la oferta de renovación del Barça, era una gran ilusión para mí». Allí, tuvo conversaciones con Iñigo Ruiz de Galarreta, con el que compartió vestuario. Hablaban del club, de su forma de afrontar la competición. «Él siempre tenía buenas palabras para el Athletic. Yo, desde Pamplona, veía el equipo cercano. Siempre he admirado al club por su filosofía, me ha encantado siempre. Y estoy muy contento y también mi familia», destacó un joven que ya ha estado dándole vueltas a un momento: «Desde que fiche, cada día pienso en estar debajo de la portería de San Mamés. Pero ahora es el momento de dejar de soñar y empezar a trabajar para que ese sueño se pueda realizar».