Borrar
Los tres aficionados y su 'dos caballos' antes de salir de San Mamés. Maika Salguero

De San Mamés a La Cartuja en el 'dos caballos' más rojiblanco: «Es un tute»

Tres athleticzales esperan llegar el viernes a Sevilla tras recorrer más de 900 kilómetros: «Visitaremos por el camino los pueblos que tengan una peña del Athletic»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 1 de abril 2024, 18:38

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Más de 900 kilómetros por carretera separan San Mamés del estadio de La Cartuja. Un viaje largo y cansado, pero que merece la pena con tal de poder ver al Athletic levantar la ansiada Copa del Rey cuarenta años después. A veces es tan importante el camino como la meta. Lo saben bien Juanjo Mohedano, Iñaki Ormaetxea y José Emilio Martín. Tres amigos, athleticzales de pura raza, que este mismo jueves emprenden un larguísimo camino hacia la final. Se van a Sevilla en su querida 'Caracola', como llaman cariñosamente a una preciosa furgoneta Citroën 2 CV verde claro con remolque. Un 'dos caballos' que no puede ser en realidad más rojiblanco.

Será «un tute» por su Athletic, como reconocen a EL CORREO. Todo sea por vivir una cita histórica. Han cogido fuerzas en Bilbao, con la última comida antes de partir hacia el sur este mismo lunes por la tarde. Durante la mañana, dieron varias vueltas por la villa con el himno del Athletic a todo trapo en los altavoces. Una antesala de lo que serán estas cinco jornadas de viaje. El plan: llegar a Sevilla el viernes a última hora.

Surcar todo el país en este precioso vehículo clásico lleva su curro. Una preparación al detalle. Primero, más de dos meses y medio para acondicionar este 'dos caballos', homologado para circular por las carreteras y que cuenta con un remolque. Su carrocería se encuentra completamente repleta de escudos del Athletic, banderas rojiblancas... Y un león que se come el escudo del Mallorca. Equipo de música incluido para que el himno suene bien alto. «Entre prepararlo y el papeleo... Ha llevado su esfuerzo y dinero. Es único en Euskadi, no hay ningún otro así homologado», explican estos tres athleticzales.

El tren chu-chú que acudió a la final de Copa de Barcelona en 2015.
El tren chu-chú que acudió a la final de Copa de Barcelona en 2015.

Otro tema importante: el itinerario. Lleva sus horas de estudio. Y más si se tiene en cuenta que este coqueto vehículo va a afrontar su viaje «más duro», aunque tienen claro que no les va a dejar tirados. La furgoneta tiene 54 años y no supera los 80 kilómetros por hora. Cuando salió por primera vez a la carretera, en 1970, aún faltaba más de una década para que el Athletic de Javier Clemente firmase los dos títulos de Liga y la Copa del Rey. De aquella, saltaban al césped de San Mamés Iribar, Txetxu Rojo, Iñaki Sáez y compañía. Ya ha llovido.

Un curioso repostaje en Calahorra

«Vamos a turnarnos entre los tres para conducir. Y a parar en todos aquellos pueblos que tengan al menos 20.000 habitantes y una peña. El Athletic llega a todos los rincones de España», presumen estos hinchas. En esos lugares harán su particular repostaje. Unos pintxos, unos vinitos o unos zuritos... «Y mosto para el que conduce». Tienen ya reservados los hoteles donde pretenden parar y un aparcamiento a cinco minutos de la Athletic Hiria en Sevilla. Van sin entrada, pero con muchas gana de animar.

Para Juanjo Mohedano, «un chaval de 72 años sin IVA», no es el primer viaje de este tipo. Ni su primera final de Copa. Ha estado en las de Valencia, Madrid y Barcelona. A esta última acudió en 2015 en un precioso tren rojiblanco que remolcaba una talla de madera de un león de cuatro metros. «Pasar por cada pueblo era una odisea», confiesa. En viajes así, con tantos kilómetros de rodaje, siempre se guarda en el maletero alguna anécdota. «Paramos en Calahorra a comer y... Nos pusieron la comida y la bebida por la ventanilla. De todo. Ya no había quien se pusiese al volante. Tuvimos que dormir allí por narices. Nos estaba esperando todo el pueblo a primera hora de la mañana para darnos la salida», recuerda entre risas este athleticzale.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios