Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El año que vivimos peligrosamente

El año que vivimos peligrosamente

El Athletic despide un frustrante 2018 con sacudidas deportivas e institucionales, inmerso en una tendencia bajista que pide a gritos un cambio de rumbo en 2019

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Athletic ha dicho adiós a 2018 con un puñal clavado en el pecho, el que le asestó Óscar Plano en el tiempo de descuento con un gol que borró la sonrisa a San Mamés y dejó otra cicatriz en el marcado corazón rojiblanco, excesivamente sufridor y que lleva tiempo soportando demasiados sustos y ataques que le han hecho encogerse. El equipo despidió ante el Valladolid un año para olvidar, frustrante e indigesto, en el que ha habido bastantes contratiempos y pocas alegrías. Los rojiblancos siguen inmersos en su particular tendencia bajista, pelean en el furgón de cola de la tabla y ya de la mano de otro técnico tratan de coger impulso que se les resiste desde hace muchos meses, demasiados, por lo que urge cambiar de rumbo en 2019 y reflexionar sobre las medidas que habría que adoptar para fortalecer el suelo en el que se mueve el club que acaba de cumplir 120 años.

 

Fotos