Aduriz vuelve tres meses después

Aduriz ya está recuperado de su lesión de rodilla. /Borja Agudo
Aduriz ya está recuperado de su lesión de rodilla. / Borja Agudo

El delantero regresa a una convocatoria de 19 hombres tras perderse 14 partidos por lesión. «Es una alegría tenerle en el grupo», se felicita Gaizka Garitano

Robert Basic
ROBERT BASICBilbao

Aritz Aduriz supo que algo iba mal cuando encajó aquel golpe. Le dolió en el alma, pero quiso seguir. No pudo. El 10 de enero se rompió y tardó en saber lo que tenía. Las primeras exploraciones descartaban lesiones de gravedad y todo el mundo respiró aliviado, sobre todo Gaizka Garitano, quien acababa de sentarse en el banquillo del Athletic vestido de bombero. Las llamas amenazaban con devorar a un equipo a la deriva y necesitaba del 'killer' donostiarra, que en lo más profundo de su ser sabía que la rodilla estaba más dañada de lo que decían las pruebas iniciales. Un par de semanas después descubrieron que el ligamento cruzado estaba afectado –no roto– y que la referencia ofensiva rojiblanca debía parar. Al final han sido tres largos meses hasta que su nombre ha aparecido este sábado por la tarde en una convocatoria de 19 jugadores de cara al choque de este domingo en Getafe. «Es una alegría», ha confesado el entrenador del conjunto bilbaíno.

El delantero se ha perdido la friolera de 14 partidos –13 en la Liga y uno en la Copa– desde que su rodilla derecha le mandó a la enfermería, la baja médica más larga de su carrera. «Las sensaciones eran malas», rememoró en su última comparecencia en Lezama, en la que expresó su deseo de regresar en abril. «Ojalá», dijo cuando se preguntó por esta posibilidad. Dicho y hecho. Ya vuelve a ser uno más y tanto si juega en Getafe como si se queda en la grada Aduriz ya ha ganado su batalla particular. La herida en la articulación ha cicatrizado, y también en su impetuoso estado de ánimo, impaciente por sentirse perfecto y verse de nuevo en el terreno de juego. «Es una alegría. Primero por él porque estaba deseando ponerse bien y también por el equipo. Es un jugador... ¡Qué voy a decir de Adu que no sepáis! Es importante tenerle dentro del grupo y que venga con nosotros», ha apuntado el de Derio.

Garitano agradece el refuerzo en forma de un goleador letal que ha dado numerosas tardes de gloria al Athletic. Ha destacado su «experiencia» y se ha mostrado confiado en disfrutar de su fútbol «lo antes posible». Tal vez lo haga este domingo, o no, pero solo el hecho de que esté en una convocatoria aproxima su regreso al 'verde' e impregna el vestuario rojiblanco de sensaciones positivas. «Esta semana ha estado entrenando bien y está listo», ha confirmado el deriotarra, quien no esconde su admiración por el donostiarra. «Para nosotros es un jugador importantísimo a todos los niveles. Hemos sabido sobrevivir sin él y eso habla muy bien del equipo. En esta larga ausencia, la plantilla ha respondido perfectamente, pero estamos encantado de que vuelva», ha relatado el entrenador rojiblanco.

El propio delantero confesó en su última intervención la impaciencia por regresar y ponerse a las órdenes de Garitano, acostumbrado a jugarlo todo y a liderar un equipo que le seguía al fin del mundo, pero también relativizó el peso de su baja por la excelente reacción de sus compañeros. Verles bien le ayudó a llevar la recuperación con más calma. Ahora está de nuevo activado y el deriotarra ha aplaudido su regreso en la recta final de la una Liga que se intuye apasionante. «Es un finalizador, un rematador», ha dicho cuando se le pidió que definiera al guipuzcoano. «Es único cerca de la portería. Sus movimientos, sus lanzamientos... Sabe estar en el campo y por eso sigue jugando con 38 años. Es listo, muy completo. Tiene mérito», ha aludido a su edad. Justo lo que no le importa a Aduriz. «Es solo un número».

Elogios al Getafe

El donostiarra ha cogido sus cosas y se ha metido en el autobús que ha trasladado a la plantilla al aeropuerto de Loiu. Toca medirse a un Getafe que es una roca con dientes y Garitano no ha ahorrado elogios para referirse a los hombres de José Bordalás. «Es un muy buen equipo. Va cuarto y eso quiere decir que es el mejor bloque de la Liga, si dejamos fuera a los tres grandes. ¿Esto qué quiere decir? Que lo hace todo bien. Defiende bien, arriba tiene pegada y es fuerte». Ha advertido de que el Coliseum es un campo complicado y en el que dar tres pases seguidos es difícil porque los madrileños «están muy encima del rival», aunque ha avisado que el Athletic también será pegajoso e intenso en los duelos.

«Es un partido de detalles», ha sentenciado el técnico. Ha mandado un mensaje contundente al afirmar que se trata de un duelo «clave de cara a este fin de temporada». Europa no espera a los rezagados.