Borrar
Yeray se suma a las críticas de la afición y dice que «no es aceptable» jugar a las 10 de la noche

Yeray se suma a las críticas de la afición y dice que «no es aceptable» jugar a las 10 de la noche

El central visibiliza el malestar del vestuario por la decisión de la Liga de programar a esa hora los partidos ante Sevilla y Betis

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 12 de abril 2023

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Yeray Álvarez se sumó este miércoles a la indignación de la afición rojiblanca por la decisión de la Liga de fijar en jueves y a las 10 de la noche los dos próximos partidos del Athletic en San Mamés después del derbi de este sábado. El defensa rojiblanco considera «una putada» disputar los encuentros ante el Sevilla (27 de abril) y Betis (4 de mayo) a esas horas porque restará afluencia a La Catedral, y «el fútbol es de la afición. No es aceptable», dijo ante los medios de comunicación en Lezama. Con sus palabras, Yeray visibilizó el malestar existente en el vestuario por el horario de los dos duelos, muy importantes para el Athletic en su lucha por alcanzar un puesto en Europa la próxima temporada. «Que la gente quiera ir a ver a su equipo y nos pongan este tipo de horarios, nos fastidia a nosotros y sobre todo a la gente que quizá no pueda ir. El fútbol es de los aficionados y no nos viene bien a nadie», lanzó el defensa de Barakaldo.

Desde que el lunes se anunciaran los horarios para las jornadas 31, 32, 33, la afición del Athletic se ha mostrado muy crítica por el hecho de tener que acudir a La Catedral dos jueves a una hora tan tardía, lo que implica llegar a casa de madrugada cuando el día siguiente es un día laborable y lectivo. «Es una auténtica vergüenza», denunció en EL CORREO Edorta Petralanda, de la Peña Athletic Karajo. «Me parece horrible. No se piensa para nada en el espectador ni en el aficionado. ¡Y menos en los niños! Solo tienen en cuenta el negocio», se dolía Alfredo de Lucas, de la peña Garras Taldea, de Sestao.

En el club bilbaíno también ha generado cierto malestar, porque uno de los mayores objetivos del equipo de Jon Uriarte desde su llegada a Ibaigane ha sido tratar de llenar San Mamés para que los jugadores sientan el calor de los aficionados rojiblancos. Y esta decisión pone en serio riesgo la masiva presencia de hinchas en La Catedral. De hecho, en la vuelta de Copa ante Osasuna –el partido empezó a las nueve de la noche– acudieron 51.544 personas, una cifra nunca vista en los casi diez años de existencia de San Mamés.

A esa hora, un buen número de personas preferirán quedarse en casa, sobre todo mayores y niños, y eso restará ambiente en la grada. Y, por tanto, reducirá el apoyo a la escuadra de Ernesto Valverde, que se está jugando acceder a Europa en estas dos jornadas. De hecho, Yeray hizo este miércoles referencia a la trascendencia de contar con el público detrás, en este caso en el derbi del sábado. «Jugamos en casa con nuestra gente, eso suma un jugador más», reconoció un futbolista que está entre los posibles laterales derechos para el sábado.

Sin De Marcos sancionado y Lekue lesionado, la gran duda es saber quién ocupará la parte derecha de la defensa. A priori, el recambio natural es Ander Capa, pero todavía no ha sido titular este curso. Las otras opciones son Yeray, que en el pasado jugó un puñado de duelos en ese lugar, y Paredes. El baracaldés aseguró que se siente «preparado» si el mister le quiere ahí. «El entrenador sabe mejor que nadie quién va a jugar en esa posición. Lo que mejor venga al equipo. Si me toca jugar de lateral lo haré de la mejor manera posible», subrayó antes de recibir a un rival «complicado» como el donostiarra.

Yeray, en la rueda de prensa de esta mañana.
Yeray, en la rueda de prensa de esta mañana. Athletic Club

«Lo más arriba posible»

«La Real viene haciendo una temporada muy buena. Sabemos de la dificultad que tiene jugar contra este tipo de equipos. Está claro que en un derbi en San Mamés hay que salir superpreparado, supermotivado...», demandó este futbolista que, en el partido de ida, sufrió la primera expulsión de su carrera. Aseguró que aquello está olvidado, y mantuvo que la pareció injusta la decisión del colegiado. Pero ha quedado atrás.

Por cierto, no quiso hablar de un puesto concreto como meta al final de la Liga. Tiró del «partido a partido». «Quedan bastantes puntos en juego. La mentalidad es quedar lo más arriba posible en la tabla. No nos vamos a poner un objetivo como sería la sexta, la séptima o la quinta plaza. Se nos dará mejor o peor, pero nuestra mentalidad es quedar lo más arriba posible».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios